Ander Herrera para José Mourinho

Desde que Ander Herrera esta temporada cogió la titularidad en el Manchester United, el juego del equipo entrenado por Jose Mourinho adquirió una nueva dimensión. El centrocampista español se ha convertido en la brújula de los Red Devils y con su presencia en el once la hoja de ruta del equipo se apropió de sentido. No es casualidad que Ander haya sido elegido como el mejor jugador de la temporada por delante de los Pogba, Ibrahimovic o De Gea, ya que el nivel mostrado durante todo el año, ejerciendo ademas un rol diferente al que nos tenia acostumbrados, ha sido sencillamente espectacular.

De Ander Herrera conocíamos su buena técnica individual, su capacidad para gestionar las posesiones en campo rival así como mejorar los ataques de su equipo cuando el balón pasaba por sus pies. Lo que no sabíamos de él es todo ese talento defensivo que tenia escondido y que José Mourinho se ha encargado de sacar a la luz. Desde que el técnico portugués llegó a Old Trafford ya se veía venir que Ander iba a ser importante, porque que de todos los centrocampistas de la plantilla (Fellaini, Carrick, Pogba…) el perfil del español es el único que alberga virtudes diferentes, sobre todo con balón. Aunque de ahí al nuevo registro que Mourinho le tenia preparado hay un trecho el cual Herrera se ha encargado de solventar con la maestría y madurez que le caracteriza.

“Ander es un jugador que me gusta mucho, ya lo conocía de mi etapa en la liga española. Él ha sido importante durante la temporada porque captó mi mensaje, supo adaptarse a las necesidades del equipo y siempre tuvo predisposición a mejorar. Es inteligente, por eso sabía que podría actuar con naturalidad en un posición nueva para él, la verdad tiene mucho mérito”. (José Mourinho en declaraciones a Sky Sport)

El nuevo rol que Ander ha desempeñado esta temporada ha sido el actuar como pivote defensivo. En la medular conformada por dos interiores y él dentro del 4-3-3 o bien en un doble pivote siendo Herrera el mas posicional y su compañero (Pogba principalmente) con mas libertad para abandonar la zona en el 3-4-3. La naturaleza del español de ser protagonista en zonas mas adelantadas ha sido suplantada por un nuevo papel donde desde la posición de medio centro puro es la piedra angular por la que gira y se sostiene toda la estructura del United. Posicionado justo por delante de los centrales el equipo cuenta con su buen pie para orquestar una salida de balón desde atrás beneficiosa así como de su capacidad para ser un apoyo constante para el compañero en función de donde se encuentre el balón (es frecuente verlo lateralizar sus acciones buscando siempre ser el primer receptor). Lo que sorprende es la habilidad que ha adquirido cuando se trata de defender. Ander, sin ser el mas alto, el mas fuerte o el mas dado al duelo individual, siempre aparece en la zona correcta para ahogar al rival en la presión, no pierde la posición porque lee como nadie el juego, realiza coberturas como si llevara jugando ahí toda la vida y lo mas importante no rehuye al choque en ningún momento.

A su actuación individual mejorando el colectivo hay que añadir que con su sola reubicación en el campo hubo un efecto sobre varios compañeros que se vieron beneficiados. Con Herrera como eje la inoperante sala de maquinas compuesta por Fellaini y Pogba encontró al eslabón necesario para poder mostrar sus virtudes. Tanto el belga como el francés partiendo desde los interiores se sienten aliviados porque así la responsabilidad de generar juego no recae en ellos y pueden desplegarse ofreciendo su físico y llegada que es donde realmente destacan. Juan Mata ha sido otro de las piezas que han aumentado su nivel gracias a Herrera. Mata encontró al socio perfecto para asentar la posesión en campo contrario, ademas de un compañero que lo nutriese de balones en ventaja. En definitiva el golpe de efecto de Mourinho con Herrera reactivo al grupo.

Otro de los factores clave para definir la gran temporada de Herrera ha sido su capacidad para asimilar su nuevo papel con rapidez sin perder su capacidad para actuar en su posición de origen con éxito. Es decir Mourinho también lo ha utilizado como interior cuando Michael Carrick ha sido de la partida, sobre todo ante rivales que le han dominado y con Ander un escalón mas arriba les permitía gestionar mejor las transiciones ofensivas.

El encuentro de Ander con José Mourinho ha sido sin duda un punto de inflexión en la carrera del bilbaíno. El entrenador portugués le ha brindado confianza, continuidad y sobre todo le ha dado las llaves de Old Trafford a un Herrera que jamas imagino que el mejor año de su vida lo haría disfrazado de su ídolo: Xabi Alonso.