La (re)construcción del AC Milan

Tras cinco largos años sin ganar ningún título, el AC Milan logró la Supercoppa de Italia ante la Juventus de Turín en diciembre de 2016. Dicho logro supuso una pequeña alegría necesaria para una afición que no hace tanto estaba acostumbrada a ganar regularmente. Pero pese a esa conquista en particular, la realidad es que desde el Milan de Massimiliano Allegri —que conquistó la Serie A en la 2010/11— el conjunto rossonero en el último lustro ha estado inmerso en una especie de caos institucional y deportivo que le ha privado, entre otras cosas, de ser un equipo que aspire por entrar en la UEFA Champions League. Sin embargo, con la firme intención de querer dar la vuelta a la situación que atraviesa la entidad milanista, los nuevos propietarios del club están llevando a cabo una política de fichajes diferente en la que han invertido hasta ahora cerca de 200 millones de euros para devolver al Milan la grandeza que nunca debió perder.

En lo que llevamos de mercado, el Milan ha firmado hasta nueve jugadores.

Mateo Musacchio, Andrea Conti, Kessié, André Silva, Ricardo Rodríguez, Hakan Çalhanoglu, Borini, Lucas Biglia y Leonardo Bonucci han sido los nueve fichajes que el Milan ha realizado hasta la fecha para empezar su nuevo proyecto. Y estos nueve movimientos que ha concretado la escuadra entrenada por Montella se unirán a varios de los nombres que la temporada pasada ya formaron parte del equipo. Porque aunque el grueso de jugadores top hayan llegado en el mercado veraniego actual, el técnico italiano echará mano de otras piezas para completar la reconstrucción del Milan. Vincenzo Montella contará también con los Donnarumma o Romagnoli —que en su día desembarcaron en el Milan en la etapa de Mihajlovic—, mientras que jugadores como Bonaventura o Suso también tendrán minutos entre tanto fichaje. Pero, ¿de qué manera contribuirán todas y cada una de las incorporaciones que conforman este AC Milan que ha vuelto a despertar tanta ilusión?

-Musacchio. Alessio Romagnoli necesitaba urgentemente un socio a su lado y el Milan pensó que en el ex central del Villarreal. Por condiciones físicas y lectura, Musacchio se puede convertir en un fijo dentro del once de un Montella que tendrá que decidir si jugar con tres centrales o dos, variando en función de esta decisión su dibujo en los partidos.

-André Silva. El escaso e irregular rendimiento que el curso pasado ofrecieron tanto Bacca como Lapadula mermó bastante al Milan. Tal fue así que la dirección deportiva del conjunto rossonero se marcó como algo prioritario a principio de verano reforzar la parcela ofensiva y André Silva fue el hombre escogido. El punta portugués —que en el Porto de Nuno anotó un total de 21 goles— será en principio la punta de lanza de los de Vincenzo Montella, y por su movilidad y capacidad goleadora puede marcar las diferencias en el ritmo de la Serie A.

-Conti. Su excelente temporada en el conjunto relevación del fútbol italiano la campaña pasada hizo que, junto a Franck Kessié, aterrizase en San Siro. En su nuevo equipo ocupará la banda derecha ya sea de lateral diestro o carrilero, y como vimos en la Atalanta de Gian Piero Gasperini, Andrea Conti puede llegar a tener una influencia importante en la fase ofensiva de los suyos.

-Ricardo Rodríguez. Tras varios años rindiendo a buen nivel en el Wolfsburg, Ricardo Rodríguez abandonó la Bundesliga para firmar con el Milan. Llegó como un refuerzo para un puesto —el de lateral izquierdo— que en el cuadro rossonero varios futbolistas han ocupado sin asentarse. Su buen trato de balón le concederá un papel bastante protagonista dentro del juego de los suyos arrancando desde el costado izquierdo.

-Kessié. Para Gasperini fue un fijo en el centro del campo de la Atalanta y varios clubes se interesaron por él. En la medular del Milan adoptará seguramente el rol de interior por delante de un pivote y Montella le dará cierta libertad para poder descolgarse y pisar área rival, con la idea de aprovechar su potencia física. Aunque su función dentro del Milan no se quedará ahí, puesto que no es difícil imaginar que Franck Kessié tendrá su impacto como elemento en la presión.

-Borini. Aunque no evitase el descenso del Sunderland a la Championship, Fabio Borini dejó buen recuerdo en Italia. En la temporada 2011-12 dejó destellos de lo que puede dar en la Roma y, aunque no haya fichado por el Milan con la etiqueta de titular indiscutible, el extremo italiano puede ser un recambio ofensivo que utilice Montella con cierta asiduidad en dos casos: dar descanso a sus compañeros en ataque y ser una especie de revulsivo en según y qué encuentros.

-Çalhanoglu. Sus temporadas en Alemania le han servido para que siempre haya tenido pretendientes detrás. En este Milan, Montella podrá colocarlo más pegado a una banda o por el centro, como mediapunta detrás del “9”. En cualquiera de las dos posiciones, el futbolista turco tratará de ser relevante en el último tercio buscando el último pase o incluso el gol.

-Bonucci. Su incorporación al Milan ha abierto un nuevo paradigma para Montella. Con él, el entrenador italiano puede dibujar una línea de tres defensas en la que Leonardo Bonucci sea el eje de la misma y en la que tenga muchísimo peso en la iniciación del juego —algo que es del agrado de su actual técnico—, ya sea conduciendo la pelota o con desplazamientos de balón en largo. Con Bonucci, el Milan da un salto de calidad tremendo en el apartado defensivo.

-Biglia. Ha sido el último de los fichajes en sumarse a este proyecto. Viendo lo que ha llegado a ser en la Lazio, es lógico pensar que Montella puede aprovecharle como pivote en un sistema en el que tenga la responsabilidad de compensar al equipo, haciendo que no se parta y evitando que el rival se beneficie de esas situaciones. El argentino ha madurado muchísimo con Simone Inzaghi y en el Milan lo saben. De ahí su interés.

Con la posibilidad de que el Milan termine de reforzarse con algún otro jugador —Aubameyang y Morata suenan con fuerza para ser la guinda del pastel—, lo cierto es que el nuevo proyecto del conjunto rossonero tiene muy buena pinta. Los nombres de los futbolistas adquiridos de por sí, invitan a pensar a que la (re)construcción del Milan va por buen camino, aunque ahora será trabajo de Vincenzo Montella dar forma a tanta individualidad y ordenar todo ese talento en pro del equipo.

– FOTO: Emilio Andreoli / Getty Images.