El Madrid sin James

La salida de James del Madrid ha generado mucho debate y diferentes posicionamientos. El colombiano es, sin duda, uno de los mejores centrocampistas ofensivos del planeta, ya que posee una zurda exquisita, en la que atesora una calidad técnica individual para el pase o el golpeo única. Además, James es un jugador dinámico, polivalente y sobre todo con una capacidad para generar goles muy por encima de la media del resto de “no delanteros”. En las tres temporada que ha estado en el Madrid solo ha brillado o solo ha querido brillar en una, pero en las otras dos, donde ha jugado menos y no ha estado a su nivel, ha producido muchísimos goles, lo que habla muy bien de la capacidad del colombiano de producir sin estar del todo bien. Y esto es lo que se lleva el Bayern, un jugador de primerísimo nivel con una productividad altísima. Además, el ex ‘10’ merengue pasará de tener el rol de suplente al de jugador referencia. Bayern y James unirán sus caminos, en un traspaso que sobre todo les beneficia, y mucho, a ambos.

James, a sus 26 años, solo ha jugado una temporada acorde al nivel presupuesto

Por su parte, el Madrid,  con James, pierde un jugador de primerísimo nivel, pero también a un suplente habitual. Rodríguez en el Real no ha sido capaz de ganarse un hueco en el 11 titular, por lo que pese a su innegable categoría el Madrid no debe de echar mucho de menos tenerlo en plantilla. Sí se notará la ausencia de sus goles y asistencias, porque como se menciona, el cafetero ha producido muchos pese a jugar poco. Pese a que su continuidad le hubiera dado un salto importante de calidad a la plantilla, su salida no trastoca mucho los planes de Zidane, pues Isco o Asensio ganarán en minutos e importancia en el equipo.

El Madrid sin James pierde gol, y poco más

Bayern y James salen ganando, mientras que el Madrid no pierde. James, con 26 años, es considerado una estrella mundial, pero lo cierto es que solo ha brillado y hecho honor ha dicho calificativo durante una temporada. Rodríguez tiene presente y también futuro, pues sigue siendo un jugador joven, pero en el Madrid no dejaba de ser un suplente con una ficha alta y dudoso compromiso durante su estancia en la capital. Sin él, el Madrid pierde gol, pero gana minutos para Isco, Asensio o Ceballos. Este último ocupará, en principio, su rol en la plantilla, mientras que el malagueño y el menorquín deberán de continuar con su progresión y sobre todo su producción de goles para que el conjunto blanco no eche mucho de menos a un suplente de lujo.