Los centrales de Marcelino

Dominar en campo propio para fulminar electrizante en campo contrario es, como todos sabemos, la mayor arma con la que, principalmente, Marcelino dota a todos sus equipos. Su llegada al Valencia ha traído consigo una clara línea táctica que consiste en principalmente en formar un bloque compacto de líneas retrasadas, atribuir músculo a la medular buscando la recuperación y la rápida reactivación, con la alternancia de roles en el pivote, y atacantes de arrancada potente al espacio para culminar de forma veloz el contragolpe. Todo esto parece haber avanzado un paso más, Mestalla está acudiendo a una evolución en el juego del entrenador asturiano que se ve directamente reflejado en una de las posiciones que más valora, la defensa.

Garay,  Murillo y Gabriel son centrales de roles contrapuestos, sobre todo los dos últimos, a la idea primitiva de Marcelino. El Valencia, en ese paso hacia delante, ha decidido añadir a ese estado defensivo contemplativo ante las acometidas rivales, una especie de lectura sobre el déficit de la construcción rival que propicia una posterior presión adelantada, saltándose así el canon táctico del propio Marcelino García Toral.

Murillo y Gabriel pondrán la anticipación, Garay la serenidad.

Murillo y Gabriel son dos defensores en los que la muestra de su superioridad física es directamente proporcional a su mal desempeño en defensas estáticas, suelen realizar errores de bulto. Ambos son defensores en los que premia la anticipación, corpulencia y tipología para acentuar su capacidad para cortar balones y enfrentarse en dinámico al delantero rival. Por ello no solo son poco combinables, sino que también necesitan a su lado un central de mayor lectura y seguridad. Garay es ese central que equilibra, un defensor con la calidad necesaria para saber interpretar los ataques rivales y brillar posicionalmente en estático brindándoles, a los anteriores, seguridad. De esta manera Marcelino intentará equilibrar un sistema mutable en el que su sostenibilidad dependerá, a grandes rasgos, del qué hacer de sus centrales.