La necesaria autosuficiencia de Bale y Asensio

El Madrid, tras el mercado veraniego de fichajes, ha perdido con respecto al año pasado dos elementos muy importantes: gol y determinación. Morata y James eran sinónimo de ambas, pues tanto el colombiano como sobre todo el español marcaron muchos goles y cambiaron el signo de varios partidos. A esta pérdida numérica, tanto de efectivos como de producción goleadora, se suma el hecho de que dos de los delanteros que quedan en la plantilla suman años y restan cualidades físicas, como son los casos de Ronaldo (camino de los 33) y Benzema, que suma 30 primaveras.

Sin James ni Morata, y con Ronaldo cumpliendo años, el Madrid necesita de la determinación de Bale y Asensio

El Madrid anda huérfano de determinación, y sin determinación se ganan menos partidos y menos títulos. Es en esta tesitura donde se necesita que dos de sus atacantes  den un salto cualitativo y cuantitativo. Sin Morata ni James, con Ronaldo cumpliendo años y con un Benzema que nunca ha sido determinante en ese aspecto, todas las miradas apuntan a dos hombres: Marco Asensio y Gareth Bale. El Madrid necesita que dos de sus jugadores con más capacidad para resolver partidos por sí solos den un paso hacia delante, y los necesita porque por un lado es algo fundamental en la plantilla de un equipo que aspira a ganar todos los títulos que disputa y por otro porque cuando el fútbol no acompaña, en esas malas tardes, se necesita un Messi que te sume tres puntos y a otra cosa.

Bale y Asensio son los hombres, pero deben superar sus temores: las lesiones y la inocencia

El problema radica en que tanto Asensio como Bale tienen un gran handicap. Marco es demasiado joven y Gareth demasiado frágil. La ternura de Asensio es la que hace que frente al Valencia esté cerca de ganar el partido él solo y parezca explotar definitivamente y que posteriormente sume varios partidos seguidos sin marcar y, sobre todo, sin sumar nada. El caso de Bale es quizás más preocupante, porque durante el último año literalmente no ha estado, o bien por lesión o bien por bajo rendimiento. Hay quien no le espera, pero lo cierto es que el Madrid y Zidane le necesitan más que nunca. Necesitan un Bale que tire del carro, un Bale líder que no pare de acercar a su equipo al gol, de marcarlos él, de ser determinante, de decidir partidos. Porque Bale ya ha hecho eso con anterioridad, aunque eso fuera hace mucho y no mantenido en el tiempo. El Madrid necesita que Bale, varios años después, coja por fin el timón de la nave blanca y lo haga suyo, porque Ronaldo solo no puede y porque para la hora de Asensio aún queda.

Zidane necesita que Asensio crezca más rápido de lo normal, o que Bale coja continuidad y confianza.