Djené, el guardián del Coliseum

Sin duda el Getafe es uno de los equipos revelación del campeonato. El impacto de los de José Bordalás en cuanto a rendimiento y competitividad parecen haber cobrado una notable regularidad, es más, esto les está otorgando un privilegiado puesto en la clasificación cercano al escalón europeo. Todo es consecuencia de un esquema y una idea que está triunfando y de hecho ya desglosamos colectivamente con anterioridad, pero de la misma sobresalen tres jugadores, tres puntales que dan al Getafe un nivel superior. Hoy, individualmente, nos vamos a centrar en Djene.

El central togolés Djene Dakonam, quizás sea uno de los grandes tapados de la temporada. Un defensa central de una envergadura aparentemente frágil o floja y que no supera los 180 centímetros de altura, en el contexto defensivo de un equipo en constante repliegue, sonaba bastante atípico y entristecedor a priori, pero ha sido totalmente lo contrario. Djene se ha erigido como uno de los grandes exponentes defensivos del equipo y el más sólido de la propia línea y ha asentado muchas de las bases competitivas de las que se beneficia Bordalás.

Es uno de los defensores más transcendentales de la Liga.

El éxito del africano se basa principalmente en tres facetas del juego a analizar: La inteligencia o interpretación, la anticipación y agresividad  y su espectacular fortaleza en propia área. El control de estos tres talentos defensivos y su gran nivel al ponerlos en práctica, es lo que le ha convertido en imprescindible y transcendente.

La supervivencia en la élite de un central físicamente atípico, y asequible para la mayoría de los delanteros rivales en el cuerpo a cuerpo, es tener una grandísima inteligencia. Djene sabe con qué medios cuenta y con qué déficits, y todo lo aprovecha en su beneficio. Bordalás ha creado un conjunto capaz de asumir el fallo de un Djene diseñado para defender a través de la interpretación. Defiendr con una cierta anarquía dentro de un sistema muy definido tácticamente, es decir, se apela a su impresionante capacidad de lectura del movimiento del delantero y su correcta intromisión en la trayectoria del balón para recuperar la posesión.

Toda esta lectura futbolística necesita ser acompaña de unas capacidades atléticas notables, y Djene, aunque sea un defensor corporalmente de apariencia débil, tiene una potencia en la arrancada y una gran inteligencia en la utilización de su cuerpo para obtener la ventaja con balón. A veces, Djene salta la línea y llega tarde a la recepción, aun así sigue ganando los duelos ya que muestra una agresividad en el marcaje y una contundencia tenaz. De su toma de decisiones en ese tipo de acciones depende la supervivencia del orden de las líneas defensivas.

Es uno de los centrales que más balones repelen de su propia área.

Bordalás juega con un bloque casi solapado y algunos rivales utilizan con ellos el juego directo, empujando de esta manera al Getafe unos metros hacia atrás. Djene también sabe manejarse de forma sólida y contundente dentro del área y en balones aéreos, de hecho ya lo demostró ante rivales como el Athletic o Eibar. El central togolés posee una magnifica potencia en el salto y un buen manejo de los tiempos, con los que compensa su baja altura. De esta manera Djene Dakonam se ha convertido en la imagen personificada de la evolución futbolística, erigiéndose como uno de los tres puntales de este Getafe.