El Basilea ante un reto mayúsculo

Con el recuerdo reciente de sus gestas en esta competición afronta el Basilea su encuentro frente al todopoderoso Manchester City. Y es que cabe mirar hacia atrás para recordar los logros del conjunto suizo en máxima competición europea los últimos años. El equipo de Sant Jakob Park consiguió doblegar al Bayern Múnich en el encuentro de ida de los 1/8 de 2012 o eliminar al Chelsea al año siguiente en la fase de grupos. Así pues el Basilea afronta un reto mayúsculo, el conseguir alcanzar los cuartos de final por primera vez en su historia y a pesar de que el sorteo no fue nada benévolo con ellos, lo cierto es que se respira aire de optimismo en el ambiente del club.

Con el joven Raphael Wicky en el banquillo, el conjunto helvético ha sido una de las sensaciones de la pasada fase de grupos. El Basilea quedó segundo en su grupo por delante de equipos con mejores plantillas e historia como el CSKA Moscú y el Benfica. Este hecho ejemplifica bien el buen trabajo del técnico suizo al frente del equipo. El Basilea se ha caracterizado por ser un equipo equilibrado donde prima el orden defensivo pero que no rehúye a darle rienda suelta al talento y pegada de sus hombres más adelantados. Dentro de un 3-4-3 ( en el campeonato doméstico utiliza un 4-3-3) donde Wicky apuesta por reforzar con una pieza más su defensa, sí bien es cierto que la baja de Akanji ( traspasado al Borussia Dortmund en el pasado mercado invernal) merma su defensa. El Basilea cierra bien tanto los pasillos interiores como las bandas donde se juntan los carrileros con los extremos. Arriba el factor diferencial lo marca el suizo Orbelin, el olfato goleador de Van Wolfsvinkel y el ida y vuelta permanente de Elyonnoussi.

El Manchester City a pesar de su superioridad manifiesta y lógico favoritismo, van a encontrar trabas en ST Jakob. Guardiola debe de tomar como referencia las recientes derrotas del Manchester United o Benfica en tierras suizas, para intentar neutralizar los puntos fuertes de este Basilea. Evidentemente parece que por la diferencia entre ambos conjuntos la eliminatoria podría decidirse en la ida y que el único argumento en contra que puede encontrarse el City es que a ellos mismos les invada la impaciencia.

El momento de forma en el que el Manchester City afronta la eliminatoria es envidiable, sin nadie que les tosa en Premier, el proyecto debe centrarse en conquistar Europa, el nivel de Kevin De Bruyne, el asentamiento en el equipo de Bernardo Silva y la llegada Laporte son tres elementos decisivos dentro del gran tono colectivo para poder abrir la presumible tela de araña que el Basilea va a colocar sobre el césped. La recuperación de David Silva es otro de los puntos a tratar, el City va a acumular cotas de posesión groseras en Suiza y que el español éste sobre el césped, primero aumentará la calidad de las posesiones y segundo permitirá que De Bruyne gane altura. El belga dentro de todas las virtudes que alberga, ya ha desatascado más de un encuentro de esta índole utilizando su disparo desde la frontal. El contrapunto citizen es la baja de Sané, sin el alemán Guardiola ha perdido su mayor pieza desequilibrante. El equipo sin Sané acumula más gente en el carril central pero les está faltando profundidad, solo Walker dota de altura por fuera al dibujo y encontrar soluciones de 1 vs 1 en banda se presumen decisivas ante el 5-4-1 sin balón del Basilea.