Compartiendo problemas y objetivos

Pocos imaginaron que el Napoli podría quedarse fuera de la Champions a las primeras de cambio, más aún viendo sus primeras actuaciones en la fase de grupos. Un fútbol vistoso y efectivo, plenamente consolidado, que sin embargo se marchó con las manos vacías. El gran beneficiado en la lucha por la segunda plaza fue el Shakhtar Donetsk, su fiel perseguidor. Un clásico de las fases finales del torneo en las últimas ediciones.

La suerte ha querido emparejar al equipo ucraniano con la Roma de Di Francesco, otro equipo protagonista cuya presencia resulta novedosa, no tanto por falta de talento, sino por la extrema dificultad que implica quedar emparejado en un grupo con el Chelsea y el Atlético de Madrid. Tanto la situación de los italianos, como el contexto en el que llega el Shakhtar, guardan muchos parecidos. Futbolísticamente, las coincidencias continúan. Y es que este emparejamiento va a enfrentar a dos equipos llamativos en su propuesta, que en ciertas fases de su proyecto atravesaron periodos de indefinición en lo que a su plan se refiere. Si bien Paulo Fonseca llegó sustituyendo a Lucescu, con la idea de asentar un fútbol más elaborativo con la pelota y que aglutinase unos porcentajes de posesión superiores a lo habitual, su idea no llegó a prosperar. La vuelta a la filosofía original se convirtió casi en una obligación. A día de hoy, el Shakhtar que se encontrará la Roma es un equipo diseñado para correr y muy fuerte en las transiciones, donde Fred se viste de faro, el trío Bernard – Taison – Marlos comanda las conducciones, y Facundo Ferreyra ejecuta.

El comienzo del proyecto de Di Francesco en la Roma es un caso parecido, pero con un desarrollo inverso al de los ucranianos. Spaletti abandonó la capital italiana en verano, y con él se marchó su juego de transición. Con el ex entrenador del Sassuolo, precisamente se ha apostado por el juego de elaboración. Los resultados obtenidos hasta la fecha han transmitido tanto resultados muy positivos como otros muy discretos. Después de lograr el pase a la siguiente fase, la Roma ha encadenado seis partidos consecutivos sin ganar en Serie A, y posteriormente ha encadenado una nueva racha de victorias, ante Hellas Verona, Benevento y Udinese. Visitando al Shakhtar, una de las incógnitas será saber si la Roma cede un poco la iniciativa, y en consecuencia, si los locales se ven forzados a dibujar posesiones más largas, o bien si el encuentro se convierte en un correcalles y ambas defensas quedan en evidencia. Si pasa lo segundo, el partido promete goles.

Roma vs Shakhtar - Football tactics and formations

FOTO:VINCENZO PINTO/AFP/Getty Images