Do Dragão quiere soñar

No existe un mejor momento para retornar las noches europeas en Do Dragao que el actual. El Porto va a afrontar la ida de 1/8 de final de Champions en la mejor fase de la temporada para ellos. Desde que finalizó la fase de grupos allá por noviembre, el equipo de Sergio Conceicao acumula la friolera de diecisiete encuentros sin conocer la derrota ( solo el Sporting Clube de Portugal lo doblegó en penaltis en las semifinales de la Taça de la Liga) y con las mejores sensaciones en cuanto a lo que el técnico le pide a su equipo desde inicio de campaña.

La llegada de Sergio Conceicao al banquillo portista ha dotado a los Dragones de un estilo más conservador. Estamos viendo este curso un Porto que se caracteriza por tener menos el balón, acumular más gente en campo propio, un mayor rigor táctico y sobre todo por ser un equipo muy rocoso. Conceicao quiere que someter al rival a través del desgaste, conoce bien su plantilla y sabe que el poderío físico es su principal arma. Este nuevo modelo se ve reflejado en lo poco que concede atrás, el Porto solo ha recibido 10 goles en 21 partidos de liga portuguesa, sin embargo y a pesar de que en Champions el equipo no ha variado sus consignas, en los seis encuentros de la fase de grupos ha recibido los mismos tantos. Dato que refleja que el nivel superior de los rivales en la máxima competición europea está destapando algunas de sus carencias y este hecho ante la voracidad ofensiva del Liverpool a la postre puede resultar clave.

¿Quién quiere el balón?

Tanto Porto cómo Liverpool están diseñados para ser reactivos, ninguno se encuentra cómodo teniendo que proponer y aglutinando largas fases de balón. Conceicao y Klopp buscan presionar muy arriba intentado así robar a una buena altura, ambos quieren ser verticales ya que el juego posicional es algo que se les atraganta. Así pues una de las claves será quien consiga ceder la iniciativa con mayor frecuencia. Si bien el Porto las últimas semanas con la baja de Danilo ha apostado por una medular más dotada para asentar el balón arriba a través de la combinación con Sergio Oliveira y Héctor Herrera, ambos son jugadores que a pesar de necesitar de espacios para brillar, están dotados de mayor lectura del juego y capacitados para en un momento dado juntar pases en campo contrario. Por su parte Klopp no va rehuir de acumular tramos donde el balón sea suyo, sobre todo teniendo en cuenta que la vuelta es en Anfield, el contemporizar y marcar los tiempos del encuentro es algo en lo que el Liverpool debe trabajar. Mezclar su habitual ritmo frenético con algo de pausa en los momentos indicados es algo en lo que deben incidir.

Abrir la muralla portuguesa

En fase defensiva el Porto es un equipo que se organiza extremadamente bien, el 4-4-2 que propone Conceicao es un dibujo idóneo para plantar a los dos líneas de cuatro por detrás del balón cuando sucede una pérdida y muy cerquita de su frontal.  Ante tal panorama, el qué propondrá Klopp para intentar encontrar el resquicio en la defensa portuguesa es otro de los puntos fueres del encuentro. El Liverpool sin espacios para correr es un equipo plano en ataque, sus jugadores más decisivos no son especialistas en el juego asociativo, los Salah, Mané, Oxlade-Chamberlain, Wijnaldum….en espacios reducidos se encuentran especialmente incómodos. Este tipo de repliegues bajos como el del Porto, lo han sufrido los Reds en Premier más de una ocasión y es en estos contextos donde la baja de Coutinho se está notando en exceso. Sin el brasileño no existe ese punto creativo que en pocos metros te abra una defensa a través del pase o te rompa una línea con un regate en estático. Tan solo Adam Lallana responde a este perfil más imaginativo, el problema es que Klopp le está dando minutos con cuenta gotas por que salió hace poco de una lesión y su ritmo no es aún el adecuado, aún así seguramente el inglés actúe a lo largo del encuentro si el contexto no el favorable.

Marega vs VanDijk

El Liverpool ha mejorado ostensiblemente el dominio de su área desde la llegada de Virgil Van Dijk este pasado mercado invernal y desde la apuesta definitiva por Karius en la portería. Uno de los mecanismos más potenciados por el Porto es el juego directo hacia los puntas, la baja de Aboubakar penaliza en este sentido pero el momento de forma de Marega invita a pensar que los portugueses realizarán en más de una ocasión estas acciones. El punta maliense se aprovecha de su envergadura y capacidad física para poner en jaque a cualquier central, Marega, dentro de las doble punta dispuesta por Conceicao , se perfila hacia el sector derecho donde se siente más cómodo para caer a banda y sacar de zona al central rival. Con Van Dijk emparejado con él, tendremos uno de los duelos de la noche, el centros holandés no rehúye al choque y se siente cómodo abandonado el área pero su punta de velocidad no es su principal virtud, así que de su capacidad de anticipación depende mucho que Marega no haga fructíferos los envíos hacia él para poner en funcionamiento los ataques portugueses.

Onces probables:

El Porto presenta la única baja de Danilo, André André se ha recuperado a tiempo y la única duda es la de Marcano que evoluciona favorablemente de su lesión y todo apunta a que llegará a tiempo. Por su parte el Liverpool no podrá contar con Klavan y Clyne este último con una lesión de larga duración.