La primera vez de Aubameyang y Mkhitaryan en el Emirates

Si hace un par de semanas nos referíamos al Arsenal como un equipo irregular que tiene en su haber menos recursos en comparación con los que tienen el Man City o el Man Utd, con las incorporaciones de Pierre Emerick Aubameyang y Henrikh Mkhitaryan estamos obligados a reflexionar nuevamente sobre si es cierto lo que expusimos en aquel programa de ‘La Voz de Garrincha’. Porque ayer se estrenaron ambos en el Emirates, y el Arsenal pasó por encima de un flojo Everton.

Con el debut de los dos nuevos futbolistas en el Emirates Stadium —Mkhitaryan disputó 30 minutos en la derrota de los suyos de entre semana ante el Swansea en Gales—, Arsène Wenger volvió al 1-4-2-3-1. Desechó la posibilidad de alinear a tres defensas como ha venido haciendo hasta ahora en la Premier League y situó a Aubameyang de punta y a Mkhitaryan de enganche al lado de Özil e Iwobi. La realización inglesa los colocó así antes de que comenzase el choque, pero la novedad vino cuando vimos cómo se comportó la segunda línea de ataque de un Arsenal que quiso solucionar el partido contra por la vía rápida.

Mkhitaryan dio tres asistencias ante el Everton y Ramsey anotó un hat-trick.

Los tres jugadores que compusieron la línea de mediapuntas en el conjunto gunner fueron Henrikh Mkhitaryan, Mesut Özil y Alex Iwobi. Todos ellos participaron del juego por detrás del “9” del Arsenal (Aubameyang), pero mostrando una movilidad permanente que hizo del Arsenal un equipo menos previsible de lo habitual. Al principio, el armenio se quedó más estático detrás de Auba e Iwobi y  Özil se mantuvieron en las bandas derecha e izquierda respectivamente. Sin embargo, poco tardaron en intercambiar sus posiciones para desordenar al Everton.

La secuencia entera de la jugada que precede al primer gol de la tarde resultó ser algo que se repitió durante el resto del encuentro. Henrikh Mkhitaryan —que como se ha dicho empezó en la mediapunta— no tardó demasiado en aparecer por la derecha, y tirando desmarques de ruptura hacia esa zona, el ex del Manchester United dio la primera de las tres asistencias que daría a lo largo de los 90 minutos. A Ramsey concretamente, que estableció rápidamente el 1-0 y emprendió su camino hacia el hat-trick.

Pero todo no se quedó en eso, en una acción puntual. A medida que fue transcurriendo el partido, la movilidad de la que hicieron gala los tres hombres que eran los encargados de nutrir de balones a Aubameyang, fue cada vez más evidente. De la misma forma que Mkhitaryan dio el primer pase de gol apareciendo por la derecha, Iwobi se dejó ver por ahí y Özil hizo lo propio mientras que el marcador del Emirates sumaba un gol tras otro. El Arsenal llegó a ponerse 3-0 antes de los primeros 20 minutos. Aunque todavía faltaba el gol de uno de los fichajes más sonados en el mercado invernal que acaba de concluir.

Pierre Emerick Aubameyang tardó poco más de media hora en abrir su cuenta particular de goles con el Arsenal. Lo hizo tras batir a Pickford con una pequeña vaselina tras recibir un pase de un Mkhitaryan que, para variar, en esa jugada en particular ejerció de mediapunta. El 4-0 con el que se alcanzó el descanso hablaba por sí solo de la superioridad que demostró un Arsenal que en la segunda parte bajó el ritmo considerablemente y se dedicó a conservar la ventaja que tenía.

¿Y ahora dónde queda Lacazette?

Alexandre Lacazette, autor de nueve goles en lo que llevamos de temporada con el Arsenal, vio desde el banquillo la goleada de su equipo al Everton. Por las lesiones de Cech y Monreal no saltó al césped, y está por ver cuál es el papel que le otorga ahora Wenger con Aubameyang y Mkhitaryan en su plantilla.

Pese a que muchos aficionados del conjunto del norte de Londres lo pidieron a gritos cuando el club oficializó sus últimas contrataciones, a priori parece difícil que todos (Özil, Aubameyang, Mkhitaryan y Lacazette) coincidan sobre el terreno de juego de inicio. Resulta complicado imaginárselo, pues Iwobi le está dando motivos a su entrenador para seguir dentro del once y porque Lacazette y Aubameyang juegan en el mismo puesto.

Los dos son delanteros centros y, aunque el gabonés fuese en el Saint-Étienne un velocista cerca de la banda, Wenger le ha fichado para que se acerque a los 40 goles que ha marcado en total las últimas dos campañas en el Borussia Dortmund. Eso sí, que el propio Aubameyang no pueda jugar la Europa League le permitirá a Lacazette contar con minutos en una competición que el Arsenal debería priorizar si quiere estar en la Champions el curso que viene. Y eso suena muy interesante.

FOTO: Ian Kington / Getty Images.