El XI de la 2ª Jornada del Mundial

La segunda jornada de Mundial ha sido la de las confirmaciones, pues varias de las grandes como Inglaterra o Bélgica han corroborado su candidatura pero también sorpresas positivas como México o Rusia han demostrado que no fueron fruto de la casualidad. Entre todas ellas, en este jornada, es de justicia señalar a Croacia y en concreto a Luka Modric por encima del resto. Pero no son, ni mucho menos, los únicos nombres propios de esta semana.

Portero: Keylor Navas (Costa Rica)

Costa Rica cayó derrotada ante Brasil y con ello se despide de esta Copa del Mundo pero si hay un nombre propio tico que hay que destacar es el del guardameta del Real Madrid. El portero acumuló noventa minutos sin encajar gol ante un ataque con hombres como Neymar, Gabriel Jesús o Coutinho pero poco pudo hacer en el descuento. Keylor ha dado continuidad en Rusia al buen momento de forma con el que acabó la temporada de clubes. A su habitual capacidad de reflejos y achique añadió una mejora importante a nivel de valentía y seguridad en el juego aéreo. Ante Neymar dejó una de las paradas de la jornada.

Defensa: Luis Advincula (Perú)

Otra selección ya eliminada es Perú pero eso no evita que su banda derecha haya encajado dos grandes partidos. El lateral se está dando a conocer a base de un derroche físico encomiable, una sensación de desequilibrio constante y demostrando su capacidad para aportar también en campo propio. Ante Francia, Advincula volvió a subir una y otra vez su banda, no por ello dejando de llegar a defender, desbordando a su par con regularidad, ya que cuenta con recursos más que suficientes para el regate. Sus centros laterales fueron veneno para abastecer a los delanteros peruanos.

Defensa: Manuel Akanji (Suiza)

Akanji se ha destapado como un gran proyecto de central y uno de los más ilusionantes de este Mundial. En esta jornada, frente a un ataque serbio que cuenta con Mitrovic y Milinkovic-Savic como grandes figuras, su concurso en el partido fue vital para que Suiza asegurase su portería durante los muchos minutos de asedio rival y permitiera la remontada cosechada en los últimos minutos. Es sabido lo que aporta en salida de pelota y su capacidad de anticipación pero ante Serbia, fue capaz de sobresalir también en la defensa de su propia área, siendo vital para que Suiza se marchase del Kaliningrad Stadium con victoria.

Defensa: Yerry Mina (Colombia)

El central del Barcelona, discutido por momentos en la selección  tras una temporada no demasiado ilusionante el España, cuajó frente a Robert Lewandowski una de las grandes actuaciones defensivas de esta Mundial de Rusia. El delantero polaco se marchó sin generar ni una sola ocasión de peligro real sobre la meta de Ospina y gran parte de la culpa la tuvo él. Además, cada vez que el polaco intentó salir del área, la capacidad de anticipación de Mina hizo el resto. Y a todo esto añadió el hecho de ser el futbolista que abrió la lata cuando mejor estaba Polonia en el partido, poniendo todo de cara para los de Pekerman.

Centrocampista: Takashi Inui (Japón)

Japón está siendo una de las sensaciones agradables de este Mundial de Rusia y el nombre de Inui sobresalió sobre el resto frente a Senegal. Takashi tiene todo lo bueno del futbolista japonés añadiéndole el veneno y la falta de timidez en las cercanías de las que muchos de sus compañeros sí adolecen. Su gol, tras un gesto para perfilarse que le define muy bien, y el balón que escupió la escuadra en la segunda parte son la gran demostración de que es un jugador con una calidad individual muy a tener en cuenta. De largo, el mejor del partido ante los africanos.

Centrocampista: Luka Modric (Croacia)

El pequeño croata firmó la que probablemente es la actuación individual de la jornada. Modric no venía exhibiendo su mejor fútbol con su país, ya que Dalić no terminaba de dar con la tecla de cara a acomodarle a él y a Rakitic en el mismo once. Sin embargo, ante la Argentina de Leo, Luka fue lo que se espera de él y comandó la goleada de los suyos junto a Ivan. Manejo de los tiempos del partido, capacidad para aguantar la pelota, para romper líneas en conducción y, además, un golazo para asegurar la victoria. Una leyenda europea a lo que solo le faltaba una gran cita a nivel de selecciones para escribir su nombre en lo más alto.

Centrocampista: Toni Kroos (Alemania)

Si Modric fue el timón de Croacia, con Toni podemos decir lo mismo con respecto a Alemania. En un equipo que asume tantos riesgos en ataque y que junta tanta gente vertical por delante de la pelota, la mente pensante de Kroos es vital para pausar y ordenar cada ataque. Es cierto que falló en el gol sueco pero si a alguien no iba a pesarle esa mancha era a él. Su segunda parte fue la antesala con la que se gestó lo que finalmente ejecutaría en el descuento. Record alemán de toques en un partido mundialista desde la década de los sesenta y un gol que demuestra que no se trata de un centrocampista corriente.

Centrocampista: Juan Fernando Quintero (Colombia)

En la primera jornada ya dio un recital en una Colombia que no se lo puso precisamente fácil. Frente a Polonia, Pekerman lo rodeo de la zurda de James y el ritmo de Cuadrado y con ese contexto Quintero no podía hacer otra cosa que romperla. Se acercó a la base cuando los suyos lo precisaron, llevó el balón arriba, dejó a Falcao y Cuadrado en permanentes ventajas y fue la mecha con la que Colombia sacó del Mundial a Polonia y se metió de lleno en la lucha para alcanzar los octavos de final. Juan Fernando está siendo una de las grandes noticias de esta Copa del Mundo.

Delantero: Ahmed Musa (Nigeria)

El futbolista africano consiguió superar la dura barrera islandesa con varias acciones individuales tan eléctricas como determinantes, con las que hizo valer su velocidad y desequilibrio. Fue su figura la que agarró tres puntos valiosísimos para Nigeria de cara a la final que se disputará con Argentina en la última jornada del grupo 4. Su impacto en el partido fue algo más individual que colectivo pero suficientemente definitorio gracias a sus dos goles. Si había dudas sobre su inclusión en el once, Ahmed se encargó de disiparlas todas, obligando así a su técnico a contar con él en el once inicial.

Delantero: Artem Dzyuba (Rusia)

La figura del ariete es la demostración de que este Mundial es el Mundial de los delanteros centro y no sólo desde el punto de vista puramente productivo. Si Rusia está siendo una de las sorpresas de esta cita, Dzyuba, junto a Golovin y Cheryshev, tiene mucha culpa. Él ha sido el futbolista ruso de la segunda jornada gracias a dos virtudes que le hacen enormemente útil para Cherchesov: su facilidad para ganar duelos individuales a partir de los que habilitar a todos los llegadores de segunda línea y, por su puesto, su capacidad goleadora. Dos tantos y una asistencia en los dos partidos jugados hasta ahora.

Delantero: Eden Hazard (Bélgica)

Esta Bélgica parece más creíble que nunca y gran parte de la culpa la tiene el futbolista del Chelsea. Tras una temporada algo más gris, Eden ha llegado a Rusia sabiéndose el absoluto líder del equipo y ayer lo vimos en su máxima expresión. Cuando el cuadro de Roberto Martínez puede hacer el primer gol pronto, el contexto es ideal para que tanto él como Lukaku exploten su mejor fútbol. El sistema le potencia enormemente, pues la presencia de Carrasco y Meunier cerca le libera por completo para jugar por todo el ancho del campo y si Hazard dispone de libertad, el techo de Bélgica sube varios escalones.

 

Foto: AFP