El portero más caro de la historia

Aún recuerdo como si fuese hoy mi primera clase en la autoescuela. Los nervios estaban muy presentes, lo lógico teniendo en cuenta que nunca antes había cogido un volante. Los primeros pasos recuerdo que consistieron en cómo colocar los espejos, el cinturón y el volante. Una pequeñez tan grande es uno de los grandes consejos para los diferentes ámbitos de la vida: cógelo siempre con las dos manos, aunque apruebes. Como si de un portero se tratase, pensé yo.

Un comentario de un profesor que se puede extrapolar al fútbol. La manera en la que un portero debe afrontar un disparo de un contrario sigue una mecánica parecida a la de coger el volante de un automóvil. Primero debes tensar los brazos, ni mucho ni poco, lo justo. Y para aportar una seguridad mayor para atrapar el esférico, lo aconsejable es poner las dos manos, sobre todo si el disparo es frontal. Pero esto es una simple metáfora y yo no le voy a enseñar nada a un portero, es más, admiro su posición por la gran dificultad que entraña.

Pero esta comparación sirve para introducir el tema deseado. Si hablamos de grandes clubes a nivel mundial, uno de ellos es, por toda su historia, el Liverpool. La relación que el club inglés ha tenido con los guardametas que han defendido su portería en las diferentes épocas es cuanto menos curiosa. Desde porteros con grandes cualidades e históricos, hasta los más emblemáticos por su especial carisma, han sido muchos los que han defendido los colores rojos de su camiseta.

Si nos referimos al más carismático por su imagen y actuación, el nombre que más se adapta a ese adjetivo es el de Grobbelaar. El portero sudafricano nacionalizado por Zimbabue, se asentó en la portería de los ingleses entre los años 1980 y 1993, siendo especial protagonista de una de las Copas de Europa obtenidas frente a la Roma. En la tanda de penaltis de la final protagonizó un “baile” sobre la línea que se dice, despistó a los lanzadores italianos.

Años más tarde, otro de los porteros míticos de Anfield, Dudek, protagonizó algo similar y con idéntico resultado ante otro rival italiano, en este caso el Milán. Pepe Reina quien disputó 395 partidos con los ingleses o Ray Clemence, quizás el mejor portero de la historia de los ‘reds’, son otros de los nombres de la gran factoría de guardametas que defendieron las redes de este equipo.

El portero más caro de la historia, superando a Buffon en su traspaso del Parma a la Juventus.

Y quizás ahora debamos sumar otro nombre a esa lista de privilegiados, sólo el futuro lo dirá. Alisson Becker llega a Liverpool procedente de la Roma, convirtiéndose en el portero más caro de la historia. La transferencia acordada en unos 73 millones de euros, lidera la lista de fichajes en cuanto a porteros se refiere. El brasileño consigue superar en cifras económicas al fichaje de Gianluigi Buffon y su movimiento desde el Parma hasta la Juventus, y también a su compatriota Ederson, cuando el meta viajó desde Portugal hasta Inglaterra por culpa de unos 40 millones de euros.

El mejor portero de la Serie A durante la temporada pasada desembarca en la tripulación dirigida por Jurgen Klopp, para asentarse en la titularidad y fortalecer uno de los puntos más débiles de los de Liverpool durante años. Las actuaciones de Mignolet y Karius, no han dejado muy buen sabor de boca entre la afición inglesa, por eso sus dirigentes no han querido arriesgarse y han fichado al portero que seguía media Europa.

Un portero que engaña a primera vista. Pese a su gran estatura, su fuerte complexión no le convierte en un portero sólo fuerte por alto. Precisamente los grandes reflejos que posee son una de las características identificativas del meta nacido en Novo Hamburgo.

Por lo tanto, podemos definirlo más como un portero que se maneja mejor en el área pequeña. Sus intervenciones están llenas de velocidad, demostrando una veloz capacidad de reacción ante disparos cercanos.

Su posición bajo los palos es envidiable. Fruto de su gran altura, a la hora de prepararse ante el disparo, baja notablemente su posición para poder anticiparse y cubrir mayor parte de la meta. Además, una capacidad en este portero es su genial mejora. En su primera etapa en Roma o en sus anteriores años en Internacional, quizás su juego con los pies y el mano a mano con los rivales, eran sus puntos menos favorables. Sin embargo, ahora destaca como un portero ágil e inteligente con el esférico en sus botas, destacando su potencia y precisión en el golpeo largo.

Además de sus cualidades, Alisson destaca por mejorar constantemente. A sus 25 años no para de crecer.

También en el uno para uno se observa su mejoría. Mantiene la posición corporal hasta el último momento, provocando la intimidación en sus rivales y su duda hasta el último segundo decisorio.

Su valentía a la hora de salir sobre todo en centros laterales en los que el balón se dirige hacia afuera, impide muchas ocasiones contrarias. Aguanta en el primer palo mucho tiempo pero cuando su intuición le llama, no duda en salir y apostar por anticiparse.

Y es que ese instinto para adivinar la intención de los delanteros rivales es una de sus mayores cualidades. Un auténtico gatos bajo los palos bajo una piel de un verdadero león. Sus características físicas no se identifican con lo que realmente es. Mientras otros porteros de su altura son dominantes en el juego aéreo, Alisson es experto en jugar sobre la línea de gol y sus reflejos garantizan un portero líder y determinante.

Quizás, si hay algún punto menos fuerte que destacar sean esas salidas por alto y la falta de blocajes en sus paradas. Pero no se producen en exceso, lo que agiganta su figura. Un portero sobresaliente en todas sus facetas, con la dificultad que conlleva afirmar esto.

A modo de anécdota, podemos destacar que en su primer partido en la UEFA Champions League frente al Atlético de Madrid, fue elegido como mejor jugador. A sus 25 años ha conseguido alcanzar la madurez perfecta, lo que a muchos porteros le cuesta muchos más años. La portería requiere unas características mentales muy difíciles de encontrar en los futbolistas, empezando por la paciencia y la constancia, elementos comunes en el brasileño.

Sus características físicas unidas a sus cualidades como portero, hacen de él un guardameta único en la actualidad.

Además, si los porteros que suelen contar con sus características son porteros relativamente más bajos, la longitud de sus brazos y piernas le permite llegar a lo balones dirigidos a las zonas más esquinadas, pudiendo corregir posibles errores de colocación.

Sus salidas del área pequeña, son más comunes para cortar contragolpes que para blocar balones altos. de ahí que su valentía permita que le consideremos un gran último jugador, siempre atento y concentrado en el partido. Un portero serio, que sin hacer grandes exageraciones en sus intervenciones, convence a todos.

Su oportunidad de afianzarse en el fútbol profesional también tiene una curiosa intrahistoria y es que después de tiempo sin oportunidades en Internacional, su equipo en Brasil, sustituyó al mítico Dida, histórico guardameta de la ‘canarinha’.

Sin duda alguna, Klopp y el Liverpool han encontrado, en el cuarto fichaje de la temporada, a un jugador fundamental para poder aspirar a una mejora colectiva y que buscará hacer historia también en el césped. La seguridad que aporta Alisson puede compararse con conducir el mejor de lo coches, con un cinturón cómodo pero rígido y potente. Y eso sí, siempre con las dos manos al volante, pensad que Becker siempre lo lleva a cabo.