Bartra, cimiento europeo

Todos estamos disfrutando de la capacidad competitiva y futbolística que está demostrando el Betis gracias a la llegada de Setién al Betis la pasada campaña, pero todo esto no habría sido posible sin una figura que instaurara el modelo y supusiera la prolongación del técnico en el campo. Marc Bartra es, sin duda alguna, ese eje primordial con el que Setién ha podido terminar de establecer las bases de un proyecto europeo. Con su llegada desde Dortmund se consiguió subsanar dos de los errores que más castigaban al Betis en el inicio del proyecto: criterio en la salida de balón y equilibrio/sostenibilidad del entramado defensivo.

1.Construcción: Bartra es un central de una gran calidad técnica y criterio con balón, proviene del “ADN masía” y de madurar al lado de un central como Piqué, junto con su gran autonomía le dotan de una alta jerarquía en la faceta creativa. Setién le ha dotado de una gran libertad formando ese trío de centrales que propicia su liberación, a modo de un pseudo medio-centro defensivo, creando una red asociativa vital y variada en la cabecera de la jugada que potencia conexiones y a su vez le protege. Cuando el equipo rival establece una línea de presión muy adelantada, el Betis mantiene el balón por superioridad ya que los dos centrales restantes, Mandi o Feddal/Sidnei, le dan una vía de escape y apoyo para encontrar oxígeno en otra zona del campo y ejecutar así la salida. Cuando se desahoga la cabecera, y el rival repliega en bloque en campo propio, Bartra encuentra dos vías alternativas de pase: La primera sirve para activar a Guardado en una altura muy similar y la segunda, haciendo gala de su preciso desplazamiento en largo, activa a Canales verticalizando el juego y rompiendo líneas rivales. Tal es su importancia en ese aspecto que estadísticamente, en las cuatro jornadas disputadas, se datan por partido entre 85 y 90 pases con una efectividad de entre el 85% al 90%, datos solo competidos en la defensa por Sergio Ramos.

2.Bloque defensivo: Quizás, paradójicamente, la faceta defensiva no haya sido uno de los grandes fuertes de Bartra a lo largo de su carrera, pero de la mano de Setién ha experimentado una gran evolución. Marc es un central que defensivamente destaca por su gran capacidad de lectura y anticipación en el espacio abierto a través de la explotación de su grandes cualidades físicas. Por ello Setién, al formar con línea de tres centrales, le da un gran libertad a la hora de saltar la línea y enfrentarse en duelos directos al atacante, todo esto resguardado por los otros dos componentes, centrales de mayor envergadura y altura, que se encargan de cerrar sel área en bloque.